Saltar al contenido
Carrito
Tu carrito está actualmente vacía.

¿Qué causa el dolor de espalda?

Dolores de espalda

El dolor de espalada es uno de los dolores más habituales que puede experimentar cualquier persona. Que se trate de un dolor tan habitual se debe a varios factores. En primer lugar, es un dolor que empieza a darse con mayor frecuencia conforme avanza la edad y, en segundo lugar, a que debe su origen a diversas causas.

Como vamos a ver más adelante existen diferentes tipos de dolores de espalada dependiendo de la zona en donde se de el dolor. Por otro lado, también es importante tener en cuenta la intensidad del dolor a la hora de consultar o no al médico.

 Podemos tener dolores debido a una mala postura. Si nos encontramos en una mala postura durante mucho tiempo, por ejemplo, si trabajamos sentados y habituamos a sentarnos de forma incorrecta durante muchas horas podríamos tener dolores de espalda.

 Una mala postura al dormir también puede causar este tipo de dolor o simplemente haber hecho un esfuerzo determinado. En este caso estaríamos hablando de una distensión muscular o de ligamentos. Los dolores de espalda también se pueden deber por diferentes patologías, por ejemplo, la osteoporosis.  

 Independientemente del tipo de dolor de espalda que tengamos es importante conocer el motivo y buscar un remedio. Esto se debe a que estos dolores de espalda son una de las causas principales de discapacidad en el mundo.

 Como suele suceder en cualquier otro tipo de dolor, encontrar un remedio a tiempo para el dolor de espalda es fundamental para evitar que empeore. Este tipo de dolor suele remitir con el paso del tiempo cuando se lleva a cabo el tratamiento adecuado. Si el dolor que sufres en la espalda se extiende por el cuerpo o ves que va a peor deberías de contactar con el médico.

Tipos de dolor de espalda

Tipos de Dolores de espalda

El dolor de espalda se puede clasificar en tres grupos bien diferenciados dependiendo de donde se localice el dolor.

El dolor superior de la espalda se produce en la zona del cuello, en la columna cervical. Este dolor se conoce como cervicalgia. El dolor también se puede encontrar en la parte inferior y se conoce como dolor lumbar. Finalmente, el dolor de espalda también se puede dar en la parte central de esta justo alrededor de las vértebras torácicas y se conoce como dolor torácico.

 Dependiendo de donde se encuentre el dolor no solo nos podemos encontrar con diferentes tipos de dolores, si no que también se pueden deber a diferentes causas. Conocer el origen del dolor es fundamental para establecer un diagnóstico, por lo que vamos a explicar por separado cada uno de los dolores.

 Dolor de espalda alta

Dolor de espalda zona alta

Este dolor de espalda alta se manifiesta alrededor de las vértebras cervicales y la musculatura que las rodea. Habitualmente este dolor se suele extender hasta la parte superior del hombro y también las escápulas.

 Debido a la zona en la que se encuentra este dolor también se suele denominar dolor de cuello. Es uno de los dolores más habituales y se suele producir habitualmente por una mala postura. Una de las principales causas suele ser una mala postura al dormir. Habitualmente desaparece a los pocos días.

 Dependiendo del grado de lesión que tengamos en la espalda alta puede incluso llegar a doler a la hora de respirar. Esto suele suceder cuando se trata de una contractura muscular severa debido a que el cuerpo se mueve al respirar.

 Dolor de espalda baja

Dolor de espalda baja

A pesar de que el dolor de espalda alta es habitual en las personas que duermen mal, se estima que 8 de cada 10 personas sufren dolores de espalda baja a lo largo de su vida. El dolor de espalda baja se asocia a la zona lumbar y esta es bastante sensible.

 Uno de los problemas del este tipo de dolor es que afecta bastante al día a día. Debido a la zona en la que se encuentra dificulta mucho el movimiento, por lo que suele ser una de las causas principales que evitan poder ir a trabajar.

 Al igual que sucede en la parte superior este dolor se puede deber a una mala postura. Otros factores que lo explican también son un sobreesfuerzo, la ciática o la escoliosis. Debido a que el dolor suele ser más fuerte y se puede deber a varios factores siempre es importante contar con la opinión de un médico que ayude con el diagnóstico.

 Dolor de espalda baja, en el lado derecho

Dolor de espalda baja, en el lado derecho

En cuanto a la parte inferior de la espalda se refiere podemos diferenciar el dolor dependiendo al lado en donde se produzca.

 Si el dolor se sufre en el lado derecho de la espalda baja esto puede deberse a trastornos musculares o renales. Es importante tener en cuenta que este dolor también puede deberse a otras patologías, por lo que es importante visitar al médico de cara a atajar toda clase de problemas.

 Además, este dolor también puede ser indicativo de apendicitis. En el caso de las mujeres también puede deberse a la endometriosis o directamente al embarazo. En el caso de los hombres puede llegar a deberse a una torsión testicular.

 Dolor de espalda baja, en el lado izquierdo

Dolor de espalda baja, en el lado derecho

A diferencia del lado derecho de la espalda el dolor en el lado izquierdo suele ser algo menos alarmante. Es posible que pueda ser igual de doloroso, incluso más. Sin embargo, los dolores que se producen en la parte inferior izquierda de la espalda se deben a situaciones de lo más corrientes del día a día.

 De esta forma podemos tener estos dolores si levantamos objetos pesados, realizamos movimientos que sean bastante repetitivos o también por malas posturas. Esta clase de problemas se puede atajar directamente gracias a remedios caseros y también con un poco de reposo.

 Por supuesto, si el dolor es bastante elevado o no encuentras un remedio que lo calme es necesario una visita al médico para descartar otros problemas como pudieran ser las piedras en los riñones, un amago de infarto o toda una serie de enfermedades peligrosas, aunque menos habituales.

Remedios para el dolor de espalda

Antes de empezar con los remedios te recomendamos encarecidamente que en el caso de que tengas un dolor fuerte de espalda acudas al médico. De la misma forma, si estos remedios no te funcionan y el dolor no remite con el tiempo, es importante acudir para que te hagan un chequeo.

 Como hemos visto, los dolores de espalda pueden tener su origen en diversas causas. Con estos remedios encontrarás un pequeño alivio necesario hasta que el dolor remita con el tiempo. Debes tener en cuenta que, dependiendo del origen del dolor, el remedio funcionará en mayor o menor medida.

 Masajes

 No hace falta ser ningún profesional para poder ayudar con un buen masaje. En este caso te recomendamos que te ayudes con aceite de romero o sándalo y también un poco de alcohol. Bastará con dar unas pequeñas friegas en la zona afectada y tratar de destensar los músculos.

Masajes descontracturantes

 Puedes llevar a cabo una serie de movimientos circulares para ayudarte a relajar tensiones y, con ello, anestesiar los nervios y remitir la inflamación si la hubiese. Mucho cuidado con forzar la zona. El propósito de este masaje es relajante ya que en ningún momento se busca arreglar el músculo en concreto ya que corres el riesgo de hacer más daño.

 Técnica frío – calor

 La técnica de frío y calor es una de las más utilizadas cuando existen dolores musculares. Esta técnica se utiliza principalmente en la espalda debido a la afectividad que tiene y también por lo sencilla que es de usar.

 Necesitarás colocar en una toalla unos cuantos cubitos de hielo para lograr que la toalla se enfríe. Cuando ya se encuentre bien fría colócala sobre la zona dolorida y haz presión contra ella durante unos 20 minutos.

 Pasado ese tiempo deberás de repetir el proceso, pero a la inversa. En este caso necesitarás una segunda toalla que habrás humedecido previamente en agua caliente y la dejarás actuar sobre la zona afectada otros 20 minutos.

 Esta técnica es realmente eficaz para aliviar los dolores de espalda. Sin embargo, nunca la debes de utilizar si tienes inflamación en la espalda. Esto se debe a que el calor podría ayudar a aumentar la inflamación.

 Estiramientos

 Los estiramientos están pensados para calentar los músculos y evitar lesiones a la hora de practicar un deporte. Sin embargo, dependiendo del dolor que tengas, estos estiramientos también te pueden ayudar a aliviar el dolor.

 Lo bueno de estos estiramientos es que los puedes llevar a cabo en cualquier lugar. Si el dolor se te acrecienta en el trabajo o en la calle, puedes hacer una pausa y llevar a cabo estos estiramientos que deberás de aguantar 30 segundos.

 Cualquier ejercicio de estiramiento que implique la zona de la espalda afectada será efectivo. Desde tratar de tocarte los pies sin doblar las rodillas hasta colocarte en posición fetal y estirar la espalda.

 Crema analgésica

 Además de los remedios caseros recurrir a la ciencia también es una opción para tratar los dolores de espalda. En la farmacia o en el supermercado te podrás encontrar con una gran variedad de creas analgésicas para tratar los dolores de espaldas.

 Estas cremas especiales suelen contar con capsaicina, un compuesto que ayuda a aliviar el dolor y también tienen propiedades refrescantes que ayudan a combatir el dolor. Te recomendamos que leas las contraindicaciones de las cremas en primer lugar y no abuses de ellas.

 Cuando el dolor es pronunciado pueden suponer un alivio inmediato. Sin embargo, no es una solución recomendable a largo plazo. Puedes combinar el uso de la crema con la técnica del masaje.

 Vitamina C

 A pesar de que parezca increíble es posible tratar el dolor de espalda comiendo, en este caso, alimentos que cuenten con vitamina C.

 Esto se debe a que la vitamina C cuenta con propiedades antioxidantes. Estas propiedades son estupendas para reducir la inflamación, algo que suele ser habitual en este tipo de dolores de espalda.

 Si buscas vitamina C la podrás encontrar en cítricos como las naranjas, el kiwi, las fresas o el limón. Puedes hacerte un zumo con estas frutas si así te resulta más sencillo.

 Un poco de tranquilidad

 A pesar de las lesiones o de cualquier otro tipo de problema que pueda tener una espalda dolorida, uno de los motivos más habituales por los que duele es por la intranquilidad, por el nerviosismo.

 Teniendo en cuenta esto, el remedio es de lo más sencillo, reposo y tranquilidad. Evitar situaciones de estrés o tratar de tomarse las diferentes situaciones del día a día con calma serán fundamentales para evitar estos dolores y que el problema vaya remitiendo con el tiempo.

 Puedes relajarte como más te guste. Aprovecha para tumbarte en la cama y escuchar música, ponte tu película favorita o disfruta leyendo un libro. Evita situaciones de estrés y todo aquello que te ponga nervioso, la tranquilidad es fundamental para que el dolor de espalda se mitigue poco a poco con el tiempo.

 Practica alguna actividad física

 De la misma forma que los estiramientos te pueden ayudar, la actividad física también. La realización de la actividad debe de estar condicionada al grado y tipo de dolor que sufras. Con esto nos referimos a que nunca debes de forzar la situación y, si te duele, no lo realices.

Actividad física

 Puedes optar por caminar, hacer bicicleta o también puedes optar por otras disciplinas como la natación. De hecho, la natación es muy buena para prevenir el dolor en la columna. Esto es una de las cosas que se debe de tener en cuenta. Además de que esta actividad física es buena para tratar el dolor de espalda, también es buena para prevenirlo.

 En la gran mayoría de las ocasiones la mejor forma de poder tratar el dolor que se produce en la espalda es evitando que este se produzca. Si ya tienes experiencia y conoces el motivo por el cual lo has sufrido, trata de poner remedio a ciertos hábitos o suprime determinadas conductas.

 Corrige posturas, siéntate con la espalda recta y no hagas esfuerzos innecesarios. Cambiando un poquito todas estas cosas podrás tener una espalda mucho más sana, libre de dolores.

 

Post anterior Siguiente post

Deja un comentario